lunes, 13 de abril de 2015

Ciudadanía construida

Dentro de los muchos artículos que se están escribiendo en contra de los planes, reformas y arbitrariedades del actual alcalde de Lima, hay uno de Rosa María Palacios que me gustó mucho. Titulado "¿Por qué debe preocuparse Castañeda?", el artículo plantea una idea interesante: la de construcción de ciudadanía a través de espacios públicos.

Es una pregunta válida. ¿Hasta qué punto un espacio público - una plaza, un parque, una alameda, la calle - puede construir ciudadanía? ¿A qué ciudadanía nos estamos refiriendo?

www.puntosdecultura.pe
Quiero creer que se trata de la toma de consciencia por parte de los habitantes de Lima sobre su propia importancia y su propia voz. El alcalde no es ni debe ser un dictador. Los proyectos no son ni deben ser arbitrarios. Los estudios de factibilidad no son pérdidas de tiempo ni de recursos, sino agentes indispensables que nos garantizan que nuestro dinero no está siendo despilfarrado. Quienes administran nuestro espacio tienen el deber de informarnos cómo lo están haciendo, de consultarnos si nos parece adecuado y de ofrecernos alternativas.

Ojalá Palacios tenga razón y algo del espíritu de ciudadanía de la gestión anterior haya calado en nosotros. Ojalá que nos haya hecho conscientes de nuestra propia voz. Es nuestro transporte público, nuestra cultura la que se manifiesta, nuestro río, nuestro tránsito, la contaminación que nosotros respiramos y las áreas verdes que nosotros no tenemos. La ciudad es nuestra. Hagámosla nuestra. Hablemos. Critiquemos. Protestemos. Pintemos. Marchemos.

...

[Pd: Lucho, tú no haces las obras. Tu partido tampoco. Las hace nuestro dinero.]

miércoles, 25 de marzo de 2015

Los 5 mejores (bis)

Ya lo dije: cinco no son suficientes. A penas terminé de escribir sobre los que para mí son los 5 mejores blogs de arquitectura peruana, se me vinieron a la mente otros 5, así es que aquí van.


Aldo Facho presenta proyectos contemporáneos y modernos, pero también artículos de análisis y crítica sobre aspectos de la ciudad y su problemática. Actualmente, como andan las cosas en Lima, bastante necesario.


Página dirigida por José Beingolea, uno de los pocos referentes en línea confiables sobre arquitectura peruana, no sólo reciente. Con diferentes secciones dedicadas a arquitectura de diferentes épocas, publicaciones y teoría, es una publicación histórica bastante exhaustiva.


Blog reciente de Gonzalo Ríos, con artículos de análisis y crítica de distintos aspectos de la arquitectura. El autor toca temas de identidad, trscendencia, percepción, entre otros, y acompaña su punto de vista con buenas imágenes.


Otra plataforma reciente, escrita por un grupo de jóvenes arquitectos encabezados por Juan Carlos Gonzales. Tiene muy buenas entrevistas no sólo a las figuras a las que siempre vemos y oímos, sino a gente que hace cosas no tan conocidas relacionadas a la arquitectura y a la ciudad. 


Otro que no es blog, sino página de facebook. No se sabe quiénes son ni cuántos son, pero ciertamente han generado movimiento. Tan divertidos como los irreverentes posts que publican son algunos comentarios de sus fieles seguidores. G.E. demuestra que la crítica no ha muerto, y que no hay figura intocable... aparentemente.

jueves, 5 de marzo de 2015

Los 5 mejores (y un poco de narcisismo)

Esto pasó.

Un portal web llamado Lamudi decidió poner a este blog en su lista de "Las 5 mejores revistas y blogs de arquitectura en Perú". Agradezco mucho, mucho, el reconocimiento, aunque estoy convencida que la lista se queda corta (y sigo sin entender muy bien qué hace mi querido Divaga ahí, pero bueno).

Así es que acá ofrezco otros cinco blogs. Mis top cinco blogs de arquitectura del Perú (nótese que tres de cinco no son limeños).

Revista La Chimenea

Israel Romero y sus invitados están entre los pocos serios crítico-teórico-pensadores de arquitectura en el medio. Se quejan y protestan (cuidado con mencionar la palabra oligarquía por estos lares), y lo hacen muy bien. Es un alivio saber no sólo que existen, sino que son leídos, seguidos y comentados.

Mi Moleskine Arquitectónico

Los recorridos de Carlos Zeballos por el mundo son la fantasía de todo arquitecto. Y por añadidura, él no sólo viaja: también escribe muy bien y es generoso con sus imágenes. Moleskine es blog obligado para todo chibolo que inicia su recorrido arquitectónico, además de muy buena fuente de información.

La Forma Moderna en Latinoamérica

Fernando Freire es un enamorado de la arquitectura moderna y la ha estudiado bastante. El blog no sólo tiene fotos e información de proyectos del siglo XX (algunos desaparecidos), sino una buena cantidad de información local sobre arquitectura contemporánea, ocurrencias del medio y proyectos.

Bitácora de Arquitectura Peruana

Antes de el titánico esfuerzo de Claudia Delgado de estar en todos lados y enterarse de todas las cosas, simplemente vivíamos aislados. Y no exagero. Este sitio y su autora son indispensables y la labor que realizan, muy valiosa: la difusión de lo que sucede hoy, ahorita, en la arquitectura de nuestro medio.

Lucho Gris, arquitecto peruano

Es cierto, este no es un blog, sino una página de Facebook. No estoy muy segura si su autor quiere permanecer anónimo o no. Lo cierto es que tiene unos comics irónicos, divertidos, y ojalá que don Lucho Gris siga ilustrándonos con su crítica ácida.


Hay más, muchos más, y que me disculpen sus respectivos autores por no colocarlos en esta lista. Cinco es muy poco.

Efectivamente, soy "amante de lo 2.0". Cómo no serlo con tan buena producción en una plataforma tan rica como lo es la de los blogs.

domingo, 15 de febrero de 2015

Sobre la crítica (I)

Honoré Daumier,
La promenade du critique influent (1865)
"La verdad y la virtud son amigas de las bellas artes. ¿Usted quiere ser autor? ¿Usted quiere ser crítico? Comience por ser hombre de bien. ¿Qué se puede esperar de quien no se ve profundamente afectado? ¿Y qué me fa a afectar profundamente, si no es la verdad y la virtud, las dos cosas más potentes de la naturaleza?"

Denis Diderot (1758) Discurs sur la poésie dramatique


"Cuando uno se consagra al arte de criticar, y se quiere dirigir el gusto o el juicio del público, se debe examinar si este, luego de dudar, decide frecuentemente seguir su opinión, dado que sus juicios, evaluados en el tiempo, sin casi siempre buenos. Por lo tanto, si uno no tiene más que opiniones extraordinarias, si uno suele ser el único en pensar de cierta manera, si uno razona cuando debe sentir, si siente cuando debe razonar, si el público opina aquello que usted no, si este público va en contra de lo que usted pronuncia: usted no está hecho para ser crítico."

Montesquieu (s XVIII) Mes pensées


"Una crítica ilustrada, justa e imparcial no es algo frecuente ni común. Supone, al menos, exercitar el conocimiento, el gusto y el coraje: y esto no se encuentra reunido frecuentemente."

Alexandre-Balthazar Grimod de La Reynière (1797) Le Censeur dramatique ou Journal des principaux théâtres de Paris


"Creo sinceramente que la mejor crítica es aquella divertida y poética; no la fría y algebraica que, bajo el pretexto de explicarlo todo, no tiene odio ni amor, y se despoja voluntariamente de todo tipo de temperamento. [...] para tener una razón de ser, la crítica debe ser parcial, apasionada, política, es decir, hecha desde un punto de vista exclusivo, pero que abra la mayor cantidad de horizontes."

Charles Baudelaire (1846) Salon de 1846.


"Hará falta, para el crítico, de una gran imaginación y de una gran bondad, quiero decir, una facultad de entisuasmo siempre lista, y más aún de gusto, cualidad rara, incluso entre los mejores."

Gustave Flaubert (1869) Lettre à George Sand


Razgonnikoff, J. (compiladora) (2011) Éloge de la critique. De Diderot à Roland Barthes. Paris, Artlys.

sábado, 7 de febrero de 2015

Estética ¿unisex?

Desde sus inicios, la disciplina de la estética ha tenido una estrecha relación con el concepto de belleza. Puede que esto haya dado pie a una idea bastante generalizada: que las dos palabras son sinónimos.

Mucho más recientemente, esta idea fue adoptada por peluquerías y, cómo no, “salones de belleza”, de modo que ahora la palabra “estética” se refiere más frecuentemente que a la disciplina, a tratamientos de belleza corporal, desde cortarse el pelo y pintarse las uñas hasta cirugías plásticas.

Sólo basta colocar la palabra en el buscador de imágenes de Google. En castellano y en inglés, para salir de dudas.



Otra expresión con la que se reemplaza la palabra “estética” de modo coloquial es “forma”. Hablamos de “la estética de un objeto” cuando nos referimos a su aspecto externo y tranquilamente ignoramos todas las otras connotaciones del término. Peor aún, decimos que algo es “antiestético” cuando no nos gusta esa forma.

Las palabras mutan, por supuesto. En estas mutaciones, los significados cambian, se descontextualizan, se trasladan de un grupo humano a otro y eso está bien. Es lo que mantiene vivo al lenguaje. Entonces, ¿cuál es el problema con este uso coloquial de la palabra “estética”? El problema sucede cuando este uso se traslada a lo académico. Las aulas, las investigaciones, las disciplinas no pueden darse el lujo de perder precisión. Y es aquí donde el cambiar estética por belleza o estética por forma se vuelve una práctica peligrosa.

Sólo para asegurarnos que estamos hablando de lo mismo – y perdonen la pedantería – vamos a definir de qué trata esto de la estética. En primer lugar es una disciplina hija de la filosofía, y nació exactamente a mitad del siglo XVIII. Baumgarten, el primero en definirla, dice que se trata de “la ciencia del conocimiento sensible”. Esto, en sí mismo, no dice mucho. Con los años, filósofos, artistas y otros pensadores aportaron distintos aspectos a esta definición y ayudaron a precisarla. Durante gran parte del siglo XIX, por ejemplo, se pensaba que el objetivo de la estética era establecer los criterios según los cuales un objeto era considerado bello.

A mediados del siglo XIX, Rosenkranz escribe un libro interesante, Estética de lo feo, en el que rescata una idea: la estética no se trata sólo de apreciar la belleza, sino también la fealdad. Y luego de esto se van a sumar una serie de categorías – lo grotesco, lo gracioso, lo sublime, lo horrendo – que van a ser parte de lo que la estética estudia.

Es por eso que ahora se habla de la experiencia estética. ¿En qué consiste? En el momento en el que sujeto y objeto se encuentran. Entre ambos surge una reacción: el sujeto va a sentir algo con respecto al objeto – positivo o negativo – y este algo, completamente subjetivo, es lo que estudia la estética.

Lo bello, por lo tanto, es sólo una parte pequeña de lo que la experiencia estética puede abarcar.

Una definición contemporánea de la estética: es la disciplina que estudia la relación subjetiva de un sujeto frente a un objeto. Si se da dicha reacción, se dice que se ha producido una experiencia estética. Si no se da, se trata de una situación de total indiferencia del sujeto frente al objeto.

De vuelta al tema académico. El tratar disciplinas, definiciones y conceptos con la ligereza del lenguaje coloquial nos juega en contra, porque perdemos la posibilidad de utilizar todas las herramientas que dicha disciplina nos puede ofrecer. Si pensamos en “la estética del edificio” como sólo sus aspectos formales y organizativos, nos estamos olvidado de lo central: del impacto que este edificio tiene en sus múltiples usuarios. Esa experiencia subjetiva, visceral, automática – la experiencia estética – es rica en sí misma. Probablemente no le interese a todos, pero no por eso debe ser tratada con ligereza.

viernes, 6 de febrero de 2015

Los factores socioculturales y la forma de la casa (A. Rapoport)

plataformaurbana.cl
"Las diferentes formas adoptadas por la vivienda son un complejo fenómeno para el que no bastará una explicación única. Todas las explicaciones posibles, no obstante, son variaciones de un solo tema: pueblos con distintos ideales y actitudes responden a varios ambientes físicos. Estas respuestas varían de un sitio a otro debido a los cambios y las diferencias en el juego de los factores sociales, culturales, rituales, económicos y físicos. Estos factores y respuestas pueden cambiar también gradualmente en un mismo lugar con el paso del tiempo [...].

La casa no es tan sólo una estructura, sino una institución creada para un complejo grupo de fines. Porque la construcción de una casa es un fenómeno cultural, su forma y su organización están muy influidas por el medio cultural al que pertenece. Desde hace mucho tiempo, la casa es, para el hombre primitivo, algo más que un techo y, casi desde el principio, la "función" era mucho más que un concepto físico o utilitario. El ceremonial religioso ha precedido o acompañado casi siempre su cimentación, erección y ocupación. Si la función pasiva de la casa es la provisión de un techo, su fin positivo es la creación de un entorno más adecuado al modo de vida de un pueblo; en otras palabras, una unidad espacial social."

Rapoport, Amos (1972) Vivienda y cultura. Barcelona: Gustavo Gili. p 65.

viernes, 23 de enero de 2015

Diez reglas fundamentales para hablar con no-arquitectos (L. Speck)

"Larry explicó en una reciente presentación, un sábado a las 8:00 am., frente a más de 100 asistentes, que con el tiempo se ha dado cuenta que la percepción pública de la arquitectura como carrera no se alinea con la realidad. A pesar de que el estadounidense promedio pasa 95% de su tiempo dentro de un entorno construido, la gente aún percibe a la arquitectura como algo esotérico o casi incomprensible. Sin embargo, la misma gente que retrocede o evita mirar cuando conoce a un arquitecto puede hablar con mucho conocimiento - y emoción - sobra comida, como diferentes tipos de tubérculos, contenido nutricional y compatibilidad en el paladar.

1. Quien escucha es siembre brillante. La gente sabe lo que le gusta y cómo usan los espacios. También tienen experiencias para compartir sobre su interacción con la arquitectura. Escucha, de modo que puedas hablar con ellos y no hablarles a ellos.

2. Afirma el conocimiento previo. Usa referencias culturales icónicas, como las Pirámides de Giza o el Taj Mahal - o la universidad a la que tus hijos y los suyos fueron juntos. Ejemplos arcanos que muy poca gente conoce hacen parecer que es necesario tener conocimiento especializado para discutir sobre arquitectura.

3. Busca territorios comunes. A menos que te pregunten de manera muy específica sobre el trabajo de Santiago Calatrava en España o algo similar, habla sobre la arquitectura que la gente usa en sus vidas diarias. Residencias. Oficinas. Escuelas. Lugares de culto. ¡Incluso verdulerías!

4. Adopta lo universalmente popular. Recuerda que hay una razón por la cual la arquitectura universalmente popular como el edificio Chrysler gusta mucho. Averigua por qué al no-arquitecto le gusta el diseño al que se está refiriendo y parte desde ahí.

5. Adopta lo cotidiano. Uno de los libros de arquitectura más vendidos se llama "The Not So Big House" (La casa no tan grande). A veces todos necesitamos acordarnos de apreciar la arquitectura que vemos y usamos todos los días, no sólo lo monumental o los diseños que ganan premios.

6. Evita debates estilísticos. Si estás en una escuela de arquitectura o hablando con un colega arquitecto, por supuesto sigue adelante y debate los méritos de los estilos de diseño. Tal como tú probablemente no apreciarías que tu vecino hable sin parar sobre los matices de las leyes marítimas internacionales de los Estados Unidos versus las internacionales, tampoco lo haría el no-arquitecto con quien estás hablando.

7. Evita mencionar nombres para impresionar a otros (name dropping). Tal y como te lo decía tu madre, a nadie le gusta una persona que alardea de quién conoce. Y si tú mencionas arquitectos que el no-arquitecto con quien estás hablando no conoce, sólo te estás hablando a ti mismo.

8. Anda más allá de lo visual. Seguro, los diseños son hermosos, pero ¿qué es lo que realmente hacen? ¿Cómo sirven a sus usuarios? Esto es algo que el no-arquitecto puede considerar y discutir.

9. Concéntrate en cosas que hacen la diferencia para la gente todos los días. Esto ayuda a mantener la conversación en un lugar donde todos pueden participar, independientemente de su profesión o de su experiencia con arquitectura.

10. La arquitectura es contar una historia. Hay arquitectos que pueden no haber alterado el curso de la industria o haber hecho algo sensacional, pero que sí hicieron un gran impacto en todos los que los conocieron porque su trabajo cuenta historias: sensibilidad hacia el medio ambiente, historias sobre quienes encargaron el espacio, cómo éste ha sido usado a lo largo del tiempo."


Larry Speck ha sido decano de la Escuela de Arquitectura en la University of Texas. Es docente y trabaja en diversos proyectos con grandes firmas. 

jueves, 15 de enero de 2015

¿Cómo ser un crítico de arquitectura? III (A. Lange)

Parte II

Marine Midland Building
(upload.wikimedia.org)
"'Sometimes We Do It Right' [Ada Louise Huxtable, New York Times, 31 de marzo de 1968] incluye una serie de atributos que yo exhorto [...] a utilizar al escribir. Uno, descripción: ella establece el escenario y su tema, a través de párrafos de apertura que vívidamente traen la ciudad a la mente. Dos, historia: ella demuestra que el rascacielos no es algo nuevo (a través del tour que realiza en el vecindario) y que Marine Midland es parte de un linaje (a través de su discusión del muro cortina). Estas referencias establecen su expertise (ella sabe más del tema que la mayoría) y logran sobrepasar un problema común: el ciego asombro ante el último y más grande ejemplo de la serie. Tres, drama: muchas personas consideran que la arquitectura es aburrida. La primera línea en defensa contra estos cargos es hacer, para el lector, la conexión entre cómo se ve la arquitectura y cómo ésta nos hace sentir. No es sólo un edificio, sino un artefacto que nos habla. Finalmente, el Punto: Huxtable tiene 1200 palabras para llegar al punto. Cuando lees su reseña, sientes en todo momento que ella sabe exactamente hacia dónde está yendo. Ha escogido las tres áreas que quiere subrayar - los alrededores, la plaza, la piel del edificio - y los presenta con deliberada velocidad. (Si has seleccionado un tema y un modo de organización y si sabes cuál es tu aproximación crítica, no debería ser difícil tener un punto [...]).

El llamado modesto, cuidadosamente articulado de Huxtable es dejado para el final: 'El espacio no tiene significado sin escala, contención, límites y dirección... Esto es planeamiento. Es lo opuesto de no planificado o los patrones normales del desarrollo de Nueva York. Míralo y saboréalo ahora, porque está descuidadamente dispuesto.' Su método se basa en el desarrollo, al guiar al lector a estar de acuerdo, en lugar de decirle qué es lo que van a aprender . [...] Huxtable te pude que mires a lo que está alrededor de la arquitectura tanto como al edificio en cuestión, llamando tu atención sobre lo que verdaderamente es importante hacer bien.

Cuanto más las personas vean y saboreen el entorno construido, más actuarán como críticos de arquitectura, podrán reconocer mejor un buen planeamiento y se volverán abogados de este."

Lange, Alexandra (2012) Writing about Architecture. New York: Princeton Architectural Press. pp. 16-19.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...