miércoles, 27 de marzo de 2013

Profesores de taller


Algunos representantes de la fauna universitaria: los profesores de taller (cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia).

El gilero

Para éste arquitecto el tiempo se ha detenido en sus días de galán a poco de egresado de la facultad, cuando las alumnas aún le daban bola. Al menos, eso es lo que cree (lo que lleva a uno a pensar que probablemente en su casa no hay espejos). Sus técnicas de aproximación varían entre ser penosamente patero, triste contador de chistes o teenager wannabe.

Si eres hombre, eres competencia, así es que en su taller vas a ser ignorado o despreciado. Si eres mujer, es muy probable que tengas éxito y lo sabes. En algunos casos extremos, la cantidad de nota es inversamente proporcional a la longitud de la falda.

El espiritual

Con él todo es zen. Anda con sandalias y bufanda sin importar el clima y con el infaltable morral tejido. No ve la arquitectura, la siente, habla con ella y espera que ésta conteste. Sus críticas suelen oscilar entre la filosofía, letras de canciones de Enya y reflexiones varias en las que las palabras “energía”, “textura” y “espíritu (del lugar)” suelen repetirse.

Las notas responden a criterios personales, como “la sensibilidad del material” o “la emotividad del espacio” que, aún si son difíciles de cuantificar para el ser humano común, terminan teniendo una equivalencia numérica. Bastante alta, por lo general.

El joven intelectual

Llevó un par de cursos en alguna universidad del extranjero (Europa es chic, EEUU es cool) y ha leído alguna vez algún extracto de textos de algún gran autor, mejor si no es relacionado con la arquitectura. Cuando critica un proyecto, cree estar autorizado a hablar de sociología o filosofía y a citar a oscuros autores, y se indigna si no has oído hablar de ellos.

Cree que la arquitectura está condenada, sus alumnos están condenados, el ser humano está condenado, y en general nada le huele y todo le apesta.

El viejo intelectual

Representante de una especie en peligro de extinción: la del catedrático. Un académico serio que ha dedicado su vida a leer (libros enteros, no extractos), observar y crear. Algunos de estos elementos continúan enseñando como si las universidades aún fueran cosa seria y los alumnos también, y se sorprenden genuinamente cuando no eres capaz de distinguir a Max Taut de Bruno Taut. Otros se resignan a una constante amargura cada vez que constatan que sus alumnos no conocen ni su propia ciudad.

La tough bitch

Alguna vez alguien le dijo que este era un mundo de hombres y que, siendo mujer, para triunfar no le quedaba otra que comérselos a todos. Literal y/o metafóricamente. Considera que no hay nada más tonto que una mujer tonta, excepto claro, un hombre tonto. Cree que es su misión demostrar que no por ser mujer se encuentra debajo de nadie y exige de sus alumnos niveles de desempeño sobrehumanos en la esperanza de ser vista mejor que cualquiera de sus colegas masculinos.  

El sádico

Cuando entra al taller, la atmósfera cambia: la temperatura baja, el aire se hace sólido y automáticamente la gente deja de hablar. Aún si no quieres, te pones a temblar cuando te habla, y siempre te da la sensación que has hecho algo terriblemente mal. Sus críticas están cargadas de desdén y aderezadas con insultos frontales o solapados, si son públicos, mejor. No se molesta en aprender el nombre de sus alumnos porque sabe que, como todo lo desagradable en la vida, estos pasarán. Su mayor objetivo en el ciclo es hacerte llorar; si eres hombre, mejor.

Il divo

Sale constantemente en revistas y páginas web, y de vez en cuando incluso se pide su opinión sobre algún tema de interés, no necesariamente ligado a la arquitectura. Cuando camina (por los pasillos, por el estacionamiento, por la calle) lo hace como quien pasea por su reino. Nunca te dirá su nombre porque, obviamente, ya deberías conocerlo.

Para hablar con él hay que pedir audiencia. Al taller se aparece unas cuentas veces al ciclo y deja el trabajo sucio a sus asistentes. Cuando esta gloriosa ocasión ocurre, puede decidir tu futuro con el levantar de una ceja y te quedas con la sensación de estar en pleno coliseo romano. 

7 comentarios:

  1. Buenísimo. Podría ponerles nombre y apellido con mis experiencias en la universidad. Faltó,tal vez, el Político - Su manejo del ¨floro¨ y relaciones influyentes lo llevaron a ocupar cargos importantes a pesar de sus reducidos logros profesionales y académicos. Pretende resolver los problemas con promesas y palabrería y tiene poco interés en el desarrollo de la arquitectura. Vive de los demás, como una sombra, escondiéndose detrás de sus súbditos, llenándose los bolsillos a costa de la ingenuidad de los alumnos.
    De estos esperemos queden pocos.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  2. Excelente tipología, al parecer elaborada por una profunda conocedora de la naturaleza humana.

    ResponderEliminar
  3. Excelente post, aplicable igualmente a otras profesiones: A la de sociología, como anillo al dedo (más el aporte de joselom).

    ResponderEliminar
  4. Excelente artículo, aplicable igualmente a otras disciplinas. A la sociología, le cae como anillo al dedo (agregando también el comment de Joselom). En la facultad de Ciencias Sociales de la PUCP está toda la fauna que has descrito.

    ResponderEliminar
  5. Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.

    ResponderEliminar
  6. Queda pendiente el simple profesor mediocre, que va a enseñar sólo por un sueldo (moderado o bajo) y al que no le importa mucho lo que hacen sus alumnos.

    ResponderEliminar
  7. O aquel que estudio mucha teoría aca y afuera, y nadie le dijo que la arquitectura es VERBO Y NO SUSTANTIVO, y cree tener autoridad para enseñar a diseñar, sin haber diseñado. O aquel que en su paso por la vida aprendio las artes de la oratoria y el caer bien y ahora logra "convencer" a todos de que es bueno en su campo.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...