domingo, 19 de abril de 2015

¿Aprender a usar la calle?

Mamá a su hija de unos 10 años:

"Cami, Camila, camina delante de mí. Donde te pueda ver. No vayas atrás, porque si no puede venir un hombre como ese señor (señala a un señor caminando un poco más adelante, con pinta mucho más humilde) y te va a raptar. ¡Esas cosas pasan en la calle!"

¿Lugar? Av. Miguel Dasso, San Isidro. ¿Circunstancia? El nuevo Ecomarket.

Se trata de un nuevo mercado "orgánico", como tantos han ido apareciendo últimamente (Miraflores, en el Parque Reducto; en la Av. Brasil; cerca al mercado de Surquillo). Consiste en unas docenas de puestos que venden productos naturistas, veganos, orgánicos, integrales, esas cosas que ahora parecen ser la última moda. Hay algo de aséptico en este mercado: las calles están cerradas, la mercadería es cuidadosamente controlada, los negocios de los lados parecen estar cerrados. La mamá y la niña iban caminando, como otros vecinos de la zona.

¿Qué llamó la atención?

Sin generalizar, en mi corta visita hoy me dio la impresión que muchas de estas personas simplemente no usan la calle. En absoluto. Es gente que pasa del estacionamiento de su casa/edificio, al de su trabajo, al del centro comercial, al del cine. Uso de la calle, tal cual, veredas, pistas, intercambios, gentes, no mucho que digamos.

Por el momento, el diálogo que escuché puede que sea habitual. "No toques, hijito, que está sucio", a un niño que quería jugar con unas llantas que estaban ahí para tal efecto. "No hables con gente que no conoces". "Camina delante de mí". "No mires, hijita". "Uy qué raro, ¿qué será eso?" 

Triste que algunas de las personas con mayor poder adquisitivo de Lima no hayan tenido oportunidad de disfrutar de la riqueza de experiencias que dan el espacio urbano, la calle, la ciudad.

A diferencia de los otros mercados de este tipo, éste podría lograr algo que no sé si estuvo en la cabeza de los organizadores en un inicio: enseñar a usar la calle a gente que parece haberlo olvidado (o nunca haberlo aprendido).

¿Será posible que el Ecomarket lo logre?





3 comentarios:

  1. Sentí tanta pena al terminar de leer por esas personas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cinco meses después, me alegra decir que las cosas parecen haber cambiado un poco. Estoy tentada de escribir una segunda parte, un poco más optimista. En una visita reciente he sentido un movimiento más "normal" y mucha menos paranoia. Es más, ahora la gente ya no va sólo al Ecomarket, sino que lo usan como excusa para pasear alrededor.
      Punto para los espacios urbanos.

      Eliminar
    2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...