jueves, 12 de marzo de 2009

Indignación de migrante

Luego de haberme hecho a la idea de irme de Lima, de haber hecho maletas mentales (y maletas reales, parcialmente), de haber comenzado a despedirme y de estar en proceso de cambiar el chip a "italiano"... resulta que no me fui.

En el tema de visas, fronteras y nacionalidades creo que estamos yendo hacia atrás. Y no lo digo sólo porque esté resentida por el hecho de no tener visa para regresar a seguir estudiando en Roma. La mía es una indignación mucho más profunda que tiene que ver con tratos denigrantes en diversas oficinas, colas al sol, documentos "desaparecidos" y procesos ineficientes.

Es la indignación de alguien que no pertenece al primer mundo y que, por lo tanto, no puede pertenecer al mundo, a menos que tenga el visado correspondiente. Alguien que tiene que pedir permiso a una embajada si es que quiere estudiar, visitar a familiares o simplemente pasear. Alguien cuyo pasaporte no es Schengen ni tiene barras y estrellas.

Es la indignación impotente de alguien que resultó metida en un sistema que no se entiende - rígido, absurdo, primitivo, lento - pero que debe seguirse y tolerarse. Es la indignación cansada y dolida de alguien que está un poco harta de estrellarse, una y otra vez, contra la misma pared.

Es, finalmente, la indignación esperanzada de alguien que espera que esta vez sí le den la visa.

2 comentarios:

  1. Acertaste con indignación y la RAE dice alrededor de ella hubo, habrá y espero que no siga habiendo por tu bien... irritación y enfado.
    Tal vez es la misma indignación que los europeos sintieron cuando los EEUU pondrían en vigor bajo la recomendación de la Comisión del 11-S el requerimiento de un visado con la posibilidad de ser rechazados al pisar suelo en EEUU (hecho que como entenderás hizo movilizar todo el aparato legal de la UE). Te robaron. Te robaron el momento, el que ya deberías haber empezado para terminar el doctorado y regresar pronto a Lima... pero como tu misma lo sabes, momentos reemplazan momentos, y tu momento es aquí y ahora, sigue disfrutándolo sin incertidumbres, aquí o allá... siempre seguirás haciendo lo que quieres... (y será momento de cambiar "en exilio voluntario" de tus datos personales. Si hay que encadenarse o juntar firmas... te apoyo... me uno a tu indignación!

    ResponderEliminar
  2. Te sugiero que leas el primer capítulo del nuevo libor de Santiago Roncagliolo "Memorias de una Dama". Está publicado en Caretas...

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...